La primera piedra del edificio de Miguel Ángel, 8 se colocó el 29 de marzo de 1905. La construcción se había retrasado a causa de la recogida de fondos y, lamentablemente, Alice Gordon Gulick  no vivió lo suficiente para ver terminado el  “College Hall”.

El estilo arquitectónico pretendía hacerse eco de los edificios académicos de los colleges femeninos de Nueva Inglaterra y contribuir a la tarea de la educación de las mujeres españolas en un marco que resultara funcional al tiempo que impresionaba al visitante.
Con una tipología edificatoria de carácter señorial y con vocación europea, presenta además una clara influencia de la arquitectura norteamericana de la época.

El destacado arquitecto Joaquín Saldaña, conocido por ser el creador de elegantes palacios de Madrid y el arquitecto predilecto de la aristocracia madrileña del siglo XIX.

El edificio empezó a proyectarse en 1904 y la construcción finalizó en 1911.

El edificio, de 3.500 m2 de superficie, consta de cinco plantas, una de ellas por debajo de la rasante de Miguel Ángel, actualmente destinada en su totalidad a la biblioteca.
Destaca su claridad compositiva y su funcionalidad. Se desarrolla con un esquema de “U”: tres  crujías exteriores que alojan la actividad docente y administrativa, y hacia el interior comunican mediante galerías con la gran escalera central, delimitando así el espacio interior ocupado por el Paraninfo.
La doble escalinata central y el Paraninfo, situados en el eje central de acceso, se iluminan cenitalmente y constituyen los elementos de mayor calidad arquitectónica.

En 1982 fue declarado monumento histórico-artístico por Real Decreto (BOE 25-01-1982). La declaración se debe a la dignidad de su construcción, la nobleza de sus materiales

En 2001 el Instituto Internacional comenzó con un Proyecto de Restauración y Renovación de instalaciones de carácter integral que se desarrolló en dos fases. Durante el proceso el Instituto Internacional estuvo asesorado por el estudio de arquitectura Ann Beha Architects de Boston.

Primera Fase (2002-2004)

Se llevó a cabo según un proyecto del estudio madrileño Junquera y Obal englobando la restauración y renovación de las instalaciones de la totalidad del interior de edificio.

El extraordinario resultado  puso de manifiesto la calidad espacial y los valores arquitectónicos del edificio. Además, se renovaron las instalaciones y se introdujeron otras nuevas como la climatización o la introducción de sistemas de detección de incendios.

Por otro lado, se incorporaron dos nuevos núcleos de escaleras, que aumentan las vías de evacuación y conectan directamente con el jardín. Como fruto de esta renovación, el edificio es en la actualidad accesible a personas con movilidad restringida.

El objetivo primordial de esta primera fase fue aumentar la seguridad y accesibilidad del Instituto Internacional, conscientes de la importancia de ambos aspectos en un edificio de uso docente y público.

Segunda Fase (Julio-diciembre de 2012)

Esta segunda fase de rehabilitación se hizo de acuerdo con el proyecto del estudio madrileño Cano y Escario y la intervención se desarrolló en el exterior del edificio (cubiertas y terrazas, restauración de las tres fachadas y la renovación de las carpinterías exteriores).

El propósito del conjunto del Proyecto fue preservar un edificio histórico y representativo madrileño, cuya aportación a la vida cultural de la ciudad y a las relaciones culturales y educativas entre España y los Estados Unidos ha sido, y continúa siendo, de excepcional relevancia.